FELIX CANDELA

Candela, Felix (1910-1997), Arquiteto mexicano:

Palácio dos Esportes (1968), na Cidade do México;
Igreja da Virgem Milagrosa (1954), Cidade do México.

Félix Candela Outeriño nació el 27 de enero de 1910 en Madrid. Félix no se sintió; atraído por ninguna vocación en particular. A sugerencia de un amigo, escogió Arquitectura, como hubiera escogido, el creé, cualquier otra cosa.

La carrera de arquitectura en Madrid exige un estudio previo de ciencias exactas. En su primero año en la Escuela Superior de Arquitectura en Madrid, Candela desarrolló una gran afición por la geometría y empezó a impartir lecciones privadas de geometría descriptiva a sus compañeros. En su tercer año estudió con Luis Vegas, profesor de Resistencia de Materiales. Pero a diferencia del estudiante de arquitectura promedio, Candela no tenía pretensiones intelectuales o estéticas. Lo que más le intrigaba era cómo se podría calcular una estructura para prevenir su colapso. Aunque nunca se sintió atraído por la matemática pura, su inteligencia visual aunada con su talento para la geometría analítica y trigonometría, le ayudaron a cautivar a Vegas, quien más tarde le dotó con el título honorario de "ayudante". Candela fue un deportista y gano de joven varias competiciones.

Después de su graduación en 1935, Candela abrió un pequeño taller con Eduardo Robles y Ramírez Dampierre : daban lecciones privadas a estudiantes y dibujaban para arquitectos locales. Candela empezó a tener encargos para calcular de estructuras de acero y concreto. En 1936 hizo una solicitud de una beca de viaje, otorgada cada año por la Academia de Bellas Artes de San Fernando, presentando una tesis intitulada "La influencia de las Nuevas Tendencias en las Técnicas de Concreto Armado sobre la Forma Arquitectónica". Decidió ir a Alemania, equipado con la cartas de presentación para los renombrados especialistas en cascarones : Dischinger y Frinsterwalder. El boleto de tren que Candela tenía fecha del 18 de julio de 1936, y las nuevas del pronunciamiento militar eran tan alarmantes que permaneció, con sus maletas listas en Madrid. Candela se refiere a este hecho como un ejemplo de talento "estar en el lugar y el momento preciso, porque si no logre beneficiarme con las sabias enseñanzas de los profesores alemanes, absorbí algunas de las lecciones impartidas por la revolución y la guerra civil, que me fueron mucho más útiles".



publicado por LUCIANO às 14:05